BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
La bebida para morir soñando

La bebida para morir soñando

Cuan título de una tragedia de la literatura romántica, Morir Soñando es, posiblemente, la bebida estandarte del dominicano. Comparte su singularidad, con las tradiciones culinarias del resto del Caribe español.

Una deliciosa bebida que combina leche y jugo de naranja. Sí, algo insólito, si tenemos en cuenta que la leche se corta cuando añadimos cualquier sustancia ácida. De hecho, es aceptado por todo el mundo que la leche cortada es perjudicial para la salud porque puede ser un síntoma de deterioro. Si no conservamos esta materia prima de forma adecuada, se desarrollarán en ella numerosos microorganismos (principalmente bacterias ácido lácticas) que son capaces de fermentar la lactosa (el azúcar de la leche). Como resultado de esa fermentación se produce ácido láctico que provoca un descenso del pH y consecuentemente la leche se corta.

Sin embargo, si la mezcla de leche y cítricos se hace a muy baja temperatura, este proceso relatado anteriormente no ocurre. De ahí, la importancia del empleo de abundante hielo para la preparación de la bebida.

El origen de la bebida Morir Soñando es incierto pero todos los historiadores determinan que su creación fue seguro después de la llegada de la refrigeración al país y por tanto, el uso del hielo para enfriar las bebidas. No obstante, si nos remontamos a las huellas del pasado, la costumbre de beber en fío, nos sitúa primero en los egipcios y después en los romanos. De hecho, el emperador Nerón ya usaba esa nieve para enfriar sus jugos de frutas y los vinos que consumía. Más tarde, en el continente asiático, a lo largo de los viajes de Marco Polo se recogen varias recetas de postres helados que se preparaban en China. Esa idea se trasladó a Europa, de manera que en el Renacimiento su empleo estaba extendido y organizado. En el XVI se desarrolló una normativa legal para regular un comercio emergente y rentable con enorme impacto económico. A mediados del siglo XIX, debido al tesón de Frederic Tudor, se popularizaron los hielos en forma de cubito. Y es que este norteamericano vio un gran negocio en el transporte y fraccionamiento de grandes bloques congelados.

Continua leyendo... bacana 29

TEXTO: Elena Crespo; IMAGENES: Suresh/Archivo

Etiquetas: Tradiciones

ga('send', 'pageview');