BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
Pica Pollo

El rey de la fritanga, Pica Pollo

Las famosas fritangas son una parte inherente de la cultura dominicana. Hemos desarrollado la capacidad de pasar por aceite hirviendo cualquier alimento: papa, yuca, batata, chicharrón, carne y por supuesto el pollo.

De hecho, este último es uno de los favoritos de la jerga culinaria tanto así que no es cualquier pollo frito, se llama pica pollo. El plato se prepara un tanto diferente a la receta tradicional, por ejemplo, el pollo se parte en piezas, se hierve primero con condimentos y antes de que esté bien cocido se pasa por harina con orégano y sal para luego freírlo en suficiente aceite caliente. Suele acompañarse con tostones y ensalada.

Pero más que una receta, este platillo se ha convertido en parte de la cultura caribeña. Primero porque es de consumo masivo gracias a las cantidades de establecimientos que existen en todo el país. Y por otro lado, debido a su bajo costo, esta es una comida que puede permitirse una familia de bajos recursos ya que un servicio que puede tener hasta tres piezas más un acompañamiento puede llegar a costar de RD$200 a RD$300.

El pica pollo es cosa de todos los días. Es un plato obligado en los menú de casi todos los restaurantes, sobre todo los chinos quienes lo han integrado a sus especialidades con gran aceptación. También hay establecimientos donde éste es el principal platillo que ofrecen y están abiertos hasta altas horas de la madrugada. Al lado del chimi, los hot dogs o la pizza, el pica pollo se ha ganado un lugar especial entre las comidas preferidas del dominicano después de una noche de fiesta donde al estómago hay que darle algo fuerte para que aguante. Pero no es un platillo exclusivo de los noctámbulos, es popular entre la clase trabajadora de la construcción, a quienes se les ve al mediodía en punto cargando una cajita de foam con divisiones que contiene el pollo frito, los tostones y una gran mancha roja que no es otra cosa que el famoso “cachú” (ketchup), porque señores hay que decirlo claro: un pica pollo que se respete no puede llegar sin cachú.

¿Y los paseos? Aparte del espagueti (metido en una botella de refresco) el pica pollo es el alimento oficial de los viajes a la playa o al río. La familia que no se complica, a falta de sombrilla de playa busca una buena sombra de almendros o palma, extiende sus “petates” y saca las porciones de pollo que pasaron comprando de camino. Póngale además un refresco, un yaniqueque y de postre un palito de coco de los que venden en todas las playas y con eso armó el viaje.

Pero si lo que quiere es sentarse tranquilamente a comerse su pollito, dese una vuelta por su vecindario que no muy lejos encontrará quien lo venda, olvídese de la dieta y dele rienda suelta al gusto, total que una vez al año…no hace daño.

TEXTO: Geizel Torres; IMÁGENES: Suresh

Etiquetas: Tradiciones

ga('send', 'pageview');