BACANA MAGAZINE Meliá Caribe Tropical
BACANA MAGAZINE Meliá Caribe Tropical
BACANA MAGAZINE Meliá Caribe Tropical
BACANA MAGAZINE Meliá Caribe Tropical
Agua de Mayo

El primer agua de mayo

En República Dominicana el clima es de tipo tropical húmedo en la mayor parte del país. Eso implica que tiene elevadas temperaturas y abundantes lluvias, como ocurre en toda la región del Caribe.

Apenas asomarse el mes de mayo en el calendario, muchos dominicanos se ponen en alerta en espera del primer aguacero. Una tradición popular que obedece a un ritual como pronóstico de buena suerte tal y como evocan los refranes: En días de mayo agua para el gal o agua de mayo pan para todo el año. Un tema que ha transcendido el baño sanador y que llega incluso a erigirse como panacea de cualquier dolencia física, sobre todo los cólicos estomacales.

Como superstición, el primer agua del mes de mayo se asocia también desde al crecimiento de los niños y el rejuvenecimiento de la piel, hasta ser el remedio para eliminar parásitos intestinales, bendecir las cosechas o fortalecer el cabello.

Con certeza no se conoce el origen de la costumbre de beber o bañarse en el primer aguacero de mayo, aunque es algo que comparten en muchos países latinoamericanos, donde incluso se almacena para su consumo el resto del año.

Su origen, su nacimiento, el punto desde que parte su historia popular pudo estar dado en la necesidad de resolver un problema de salud, pues tras un periodo de sequía, las fuertes lluvias arrastran impurezas que contaminan los pozos, ríos y manantiales subterráneos. De ese modo, consumir el agua directamente caída del cielo y libre de bacterias, era una medida segura que evitaba las temidas diarreas. Con el paso del tiempo y la mejora de las condiciones higiénico sanitarias de las poblaciones, se redujo al hecho simbólico de tomar solo un vaso de agua.

Actualmente se sabe que el agua de lluvia carece de propiedades milagrosas. Mas al margen de su falta de fundamento científico, muchos mantienen viva la tradición, aprendida de sus abuelos de bañarse y tomar agua del primer aguacero de mayo.

Los aguaceros son signo de vida y esperanza para el agricultor, más aún con los duros y prolongados periodos de sequía que se han vivido en la región en los últimos años y que han ocasionado importantes pérdidas en sectores como la agricultura y el turismo. En especial en República Dominicana, donde a excepción de dos embalses, llegaron a operar en sus niveles mínimos y regidos por medidas de racionalización del agua para riego.

BACANA MAGAZINE

Etiquetas: Tradiciones

ga('send', 'pageview');