BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
Mamajuana

Mamajuana, el Brebaje con Calor Dominicano

Basta un paseo por la zona colonial de Santo Domingo o cualquier mercado de artesanía de alguna playa del país para darse cuenta que “mamajuana” es más que un trago típico de Repú- blica Dominicana, es una serie de historias encerradas en una botella. Se le atribuyen diversos beneficios como curar un resfriado y hay quien la apoda como la viagra dominicana.
 
La mamajuana consiste en el embotellamiento de raíces, hojas y cortezas de árboles endémicos de la isla se añade vino tinto, ron y miel se retiran tras un proceso de "maceración" de unos siete a diez días, para dar paso al ron de su preferencia. Así el licor adquiere el sabor dulzón y aromatizado que caracteriza a la bebida; y según las creencias populares, cuantos más años se utilicen las mismas astillas y hojas, mejor será el resultado de la bebida.
 
Se envasa en botellas de todos los tamaños y a menudo se adornan con algún trabajo artesanal hecho sobre piel. La botella más popular es la de raíces y cortezas de guayacán, clavo dulce, pega palo, maguei, timacle, marabelí, jengibre, juana la blanca, palo de brasil, anamú, albahaca, anís y pasas entre otros 'palos', como se le llaman en el país caribeño a estos ingredientes.
 
Sin embargo, la que los vendedores recomiendan, si quieren mejorar los efectos afrodisíacos, es la que incluye mariscos como la almeja, lambí (caracol), pulpo, cartílago de tiburón, ostiones y un miembro de lujo: pene de carey, una especie de tortuga marina, que por cierto, está en peligro de extinción.
 
 
Listo para Tomar
 
Desde hace poco años, la "Mamajuana" también se oferta como licor listo para tomar en presentaciones similares a las del ron dominicano, pero la mayoría mantiene la costumbre de adquirir la botella y "fabricar" su propio trago "milagroso". "Aquí vienen turistas americanos, chinos, japoneses, dominicanos, españoles, de todas partes (...) a los italianos les encanta", nos cuenta Mario para, enseguida, recitar una retahíla de raíces y mariscos que, asegura, contienen las botellas que vende.
 
Según los comerciantes de este producto el origen de esta bebida se remonta a la época de los taínos, quienes juntaban diferentes raíces y las hervían. Con este brebaje curaban enfermedades como el dolor de cabeza o los resfriados. No se sabe a ciencia cierta en qué punto de la historia los dominicanos empezaron a darle atribuciones afrodisíacas. En cuanto al nombre, la versión más socorrida dice que es una derivación de la botella francesa "dame-jeanne", donde presumiblemente se elaboró por primera vez. “La historia hace referencia a la anécdota que cuenta cómo la reina Juana de Nápoles, tras refugiarse de una tormenta en el taller de un maestro vidriero, se interesó por la fabricación de botellas”.
 
Al parecer la reina habría intentado hacer su propia botella y, soplando con gran fuerza, consiguió una de diez litros de capacidad. A esta botella se le dio el nombre de "dame-jeanne" o "damajuana". Con el tiempo, la pronunciación cambió la "d" por la "m" y quedó como "mamajuana".
 
Sea afrodisíaco o no, la "Mamajuana" gusta a propios y extraños simbolizando el calor que se respira en República Dominicana, país que todos asocian con el nombre de la bebida.
 
 
 
TEXTO: Geizel Torres; IMÁGENES:Suresh

Etiquetas: Tradiciones

ga('send', 'pageview');