BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
no perder nada

El remedio para no perder nada

Los gadgets cada día más sofisticados, conectados estrechamente al Internet de las cosas, pretenden hacernos la vida fácil.

Uno de estos útiles objetos es el TrackR Bravo, un dispositivo de tamaño y forma de una moneda que bien, colgado en un llavero, dentro de la cartera o adherido a cualquier superficie promete ayudarnos a no perder nunca más nuestros preciados objetos, entre ellos, las llaves o el celular. No se trata de ningún procedimiento fantasioso como narraba Lewis Carroll en “Alicia en el País de las Maravillas” para reducir o agrandar el tamaño de los objetos, se trata de un proceso muy sencillo.

Para su correcto funcionamiento es indispensable que esté emparejado con el celular mediante la instalación de una aplicación que usa el GPS para ir almacenando las últimas ubicaciones del dispositivo. Una opción que determina la posición del dueño del objeto con respecto a la situación actual del mismo. Cuando pierdes un objeto, Bravo identifica a través del celular la situación geográfica. La última ubicación de la que el dispositivo tiene constancia. Si no está en el mismo sitio que el Bravo, el botón Get Directions lanza por defecto, la aplicación de mapas para hallarlo. Si por el contrario, se está en las proximidades del Bravo, seis barras grises o verdes en la parte inferior del dispositivo indican la distancia a la que uno se encuentra de este. En el caso de no encontrar el celular, basta con apretar el botón central del Bravo para que suene una alarma en el móvil aunque esté silenciado. La conexión entre gadget y celular ha de ser de total transparencia, como un matrimonio vetusto; con juicio y entendimiento. Otra opción del dispositivo es activar las alertas de separación, que se disparan en cuanto estos dejan de estar en contacto. Tiene la opción de que suenen en uno, en otro o en ambos y se puede regular la duración de la alarma hasta un máximo de diez segundos.

Otra de las características del TrackR Bravo es su crowd GPS, que entra en juego cuando un dispositivo se da por perdido, usando las funciones de Bluetooth y así permitiendo a los dispositivos comunicarse con los no emparejados de tal forma que si uno de los Bravo entra en el radio de acción del móvil de otro usuario que tenga activada la opción de GPS comunitario es capaz, a través de este, de subir su ubicación a los servidores de TrackR, con lo que se localizaría cualquier cosa que se haya perdido. Como gadget revolucionaro puede establecer alertas en caso de que el smartphone y el TrackR se separen. Un rastreador profesional a través de un dispositivo con un localizador muy pequeño, discreto y con una enorme autonomía. Como TrackR no integra un GPS la batería dura un año y se puede cambiar con facilidad. Se puede llevar en la cartera, las llaves, la bicicleta, en el collar de la mascota... pero la empresa indica que no lo considera adecuado para controlar a niños o a personas dependientes.

La tecnología no cesa de avanzar e innovar facilitándonos cada día más la vida... ¿llegará a pensar por nosotros?

TEXTO: Elena Crespo; IMÁGENES:Archivo

Etiquetas: Tecnología

ga('send', 'pageview');