BACANA MAGAZINE Meliá Caribe Tropical
BACANA MAGAZINE Meliá Caribe Tropical
BACANA MAGAZINE Meliá Caribe Tropical
BACANA MAGAZINE Meliá Caribe Tropical
Abeja

El veneno de las abejas es bueno para la salud

La apitoxina es el veneno que secreta este insecto a través de su aguijón. Un líquido fuertemente alcalino, compuesto en un 52% por melitina, un oligopéptido que consta de 26 aminoácidos.

Además de esta sustancia, contiene apamina, una neurotoxina; adolapina, un analgésico; fosfolipasa, una enzima que destruye la membrana celular atacando a los fosfolípidos que la componen; hialuronidasa, un vasodilatador; histamina, una sustancia química inflamatoria; dopamina, un neurotransmisor y noradrenalina, una hormona y neurotransmisor, liberada por las neuronas simpáticas.

El efecto fundamental del veneno es citotóxico, destruyendo las membranas celulares e induciendo a los receptores de dolor a percibir un daño mayor del que realmente se ha infligido. Por eso, la toxina provoca dolor e irritación, pero no daño sustancial. De hecho, la melitina constituye un potente antiinflamatorio superior a ciertos medicamentos corticoides porque incentiva la producción natural de cortisona. ¿Porqué esto es importante? porque podemos utilizarlo para curar ciertas enfermedades.

El principio de curación del veneno de abeja, llamado también TVA, se basa en la capacidad para aumentar la circulación sanguínea mediante la dilatación de las arterias y capilares así como la limpieza de los vasos sanguíneos de posibles impurezas. Por lo tanto, el tratamiento con veneno de abeja va enfocado a determinados padecimientos que se producen como consecuencia de la acumulación de toxinas en el organismo. Al aumentar la circulación se eliminan toxinas, con lo que se mejoran o se curan principalmente enfermedades crónicas en las que el organismo necesitas una limpieza general para poder actuar sobre ellas, especialmente enfermedades de tipo reumatoide.

Sin embargo, su uso según la mayoría de los apiterapistas, especialistas formados de manera autodidacta o que han aprendido de la mano de algunos apicultores que conocen los beneficios de lo que producen las abejas como la miel, el polen, la jalea real, el propóleo o la apitoxina, pueden emplearse a otras enfermedades como la psoriasis, enfermedades circulatorias y enfermedades degenerativas como el Parkinson.

La aplicación de esta terapia proporciona vigor al organismo y mejora las condiciones del mismo a nivel físico y mental. Algo que también demuestra un reciente estudio de la escuela de Medicina de la Universidad de Washington en Saint Louis, en Estados Unidos, que refleja que la toxina del veneno de las abejas sirve para destruir células tumorales. El informe, publicado por la revista Journal of Clinical Investigation explica que los buenos resultados de los investigadores se obtuvieron a partir de la unión del componente principal del veneno de abejas a unas nanoesferas a las que llaman nanoabejas. En pruebas de laboratorio efectuadas utilizando ratones que tenían cáncer, las nanoabejas atacaron a los tumores con melitina, mientras que otros tejidos fueron protegidos del poder destructivo de esta apitoxina. De hecho, según la investigación de esta Universidad las nanopartículas pueden destruir el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), dejando a las células circundantes ilesas. Eso, porque la melitina se fusiona con el VIH y devasta su entorno protector.


TVA

El principio de curación del veneno de abeja, llamado también TVA, se basa en la capacidad para aumentar la circulación sanguínea mediante la dilatación de las arterias y capilares así como la limpieza de los vasos sanguíneos de posibles impurezas.

TEXTO/TEXT: Elena Crespo IMÁGENES/IMAGES: Archivo

Etiquetas: Salud

ga('send', 'pageview');