BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
¿Por qué lloramos?

¿Por qué lloramos?

Consulta de pediatría. Madres de diferentes perfiles profesionales y estilos de vida acompañan a sus niños y bebés a la consulta del especialista. Todas ellas tienen una cosa en común: los pequeños están llorando con intensidad. Quizás por hambre, frío, miedo o dolor, pero todos ellos tienen el mismo comportamiento. Las primerizas actúan con alarma y desesperación, las madres más veteranas tienen ya consolidada una idea en su subconsciente: ante la ausencia del lenguaje oral, los niños reclaman a través del llanto los cuidados y la atención que requieren del adulto. Un mecanismo que garantiza su supervivencia. Algo que analizó ya Darwin en su famosa Teoría de la Evolución.

El llanto es una acción que está limitada a los humanos por una conexión neuronal entre las áreas del cerebro vinculadas a las emociones y la glándula lagrimal. En el caso de los adultos es un mecanismo de adaptación a funciones más complejas que combinan episodios fisiológicos, psicológicos y muy en especial, sociales. Biológicamente, las lágrimas lubrican el ojo y lo protegen de agentes externos pero están directamente asociadas con fuertes estímulos emocionales de carácter negativo como la tristeza o la frustración, pero también de carácter positivo como la alegría o la sorpresa. Por eso, algunos investigadores aseguran que a través del llanto se libera cierta hiperactividad, lo que ayuda a establecer un equilibrio que reduce el estrés puntual. Algo que es cierto pero no deja de ser también verdad que esta valoración no es generalizable porque son muchas las personas en las que empeora su estado emocional después de llorar.

Continua leyendo... bacana 26

TEXTO: Alana Fernandez; IMAGENES: Archivos

Etiquetas: Sabías que...

ga('send', 'pageview');