BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
Saludo Militar

De dónde viene el saludo militar

Su ejecución, ajustado a los reglamentos, mide exactamente el espíritu de los cuadros de mando, de la tropa en su conjunto o de un soldado.

Rígido, ceremonioso, solemne y cuasi patriarcal, el saludo militar llega a nuestra cabeza como evocación de los valores patrios en defensa del Estado. Son muchas las películas americanas que han plasmado este saludo mecánico y poco grácil que ejecutan los soldados a sus superiores. Su ejecución, ajustado a los reglamentos, mide exactamente el espíritu de los cuadros de mando, de la tropa en su conjunto o de un soldado. Consiste en llevar la mano derecha con los dedos juntos hacia la sien o a la visera de la gorra si es que la llevaran puesta. Una escena común que reconocemos con facilidad pero de la que, sin embargo, es difícil encontrar su origen.

Algunos historiadores datan el punto de partida del saludo militar en el Imperio Romano, como gesto que realizaban los soldados cuando miraban a sus altos mandos a la cara para guarecerse del sol. Así, rememorando a célebres films como Ben-Hur o Quo Vadis que ponen en valor el poderío romano, los militares cuando ejecutaban esta fórmula podían tener un campo de visión claro y estaban en alerta. Otra teoría, es que la salutación se hacía al visitar a un oficial para hacerle saber que no se iba armado.

De la época medieval proceden las hipótesis más extendidas y probables. Una de las que tienen mayor consenso tiene es que, la vestimenta de los caballeros, por protocolo y seguridad, exigía que ese cubrieran todo el cuerpo con la armadura, incluyendo la cabeza. Por eso, cuando tenían que rendir cuentas ante un monarca, para identificarse y por respeto, tenían que levantar el yelmo y así dirigirse directamente a la mirada atenta del rey. Otra de las teorías aceptadas como válidas es que, los caballeros levantaban su yelmo para saludarse entre sí, en pasos y vías públicas, para reconocer al otro y a sus intenciones. El saludo, iniciado por el subordinado en señal de respeto, que se ha de tender a que sea afectuoso, debe ser correspondido como prueba de aprecio y agradecimiento Por tanto, era un sistema que más allá de la educación profería un estado de alerta que podía desencadenar en un reto a muerte, en algunos de los casos.

Protegerse del sol

Los orígenes del saludo también tienen una amplia aceptación durante el Imperio británico que comprendió los dominios, colonias, protectorados y otros territorios gobernados o administrados por el Reino Unido entre los siglos XVI y XX, hasta el año 1949. En el reinado de la reina Isabel I, esta tuvo que hacer una visita a la colonia de Senegal en la costa de África Occidental. Los militares que la recibieron hicieron este gesto para protegerse del sol, en el momento en que esta descendía de su caballeriza. La monarca tomó el gesto como un atributo de respeto hacia ella y se siguió realizando en el ejército británico.

A principios del siglo XIX los Coldstream Guards, regimiento de infantería del ejército británico, modificaron el saludo habitual, tocarse el sombrero con la punta de los dedos, y pasaron a darse una leve palmada en el gorro propio, lo cual derivó en el saludo militar que conocemos actualmente.

TEXTO: Elena Crespo; IMÁGENES: Suresh/Archivo

Etiquetas: Sabías que...

ga('send', 'pageview');