BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
Luna de Miel

¿Luna De miel?, ¿Cómo nació la tradición de este primer viaje de los esposos?

Celebrar una boda es un rito y una costumbre que se ha enraizado a través de diferentes culturas y épocas, todas ellas se han ido mezclando poco a poco, hasta tener toda esa serie de parafernalia que abunda en nuestros días.
 
De hecho República Dominicana se ha convertido en el destino que eligen miles de parejas para darse el “sí” y de paso disfrutar de sus paradisíacas playas en su luna de miel. ¿Pero de dónde viene esa tradición? ¿De dónde viene la frase que hoy conocemos como viaje de luna de miel?
Lo curioso de la historia de esta tradición es que no siempre fue la manera en que la concebimos en nuestros días.
Existen muchas explicaciones sobre el origen de esta tradición tan antigua y popular. Una de ellas proviene de las viejas costumbres nórdicas del siglo XVI, donde los recién casados solían beber hidromiel (llamada también agua de miel) durante la primera lunación próxima a la ceremonia nupcial. Se cree que la costumbre de dicha práctica pudo haber dado lugar al nombre de esta conocida tradición de los cónyuges.
Dentro de la mitología nórdica, el “aguamiel” constituía el único alimento de Odín, que era el dios supremo de los mitos germanoescandinavos. Esta bebida se obtenía a partir de la fermentación de una mezcla de miel y agua, y los novios la consumían con el objetivo de recibir la bendición de los dioses, quienes, según el mito, le otorgaban una buena fertilidad a la pareja, sobre todo en lo referente a la concepción de hijos varones. Los teutones de la Edad Media, bajo la influencia de la mitología germana, celebraban los casamientos únicamente en noches de luna llena, y los novios debían beber licor de miel durante los treinta días posteriores, con el fin de asegurarse la dicha matrimonial y una descendencia numerosa.
 
La costumbre de realizar el viaje podría tener sus raíces en costumbres de la burguesía inglesa del siglo XIX, puesto que los recién casados solían viajar tras el matrimonio, con el propósito de visitar a aquellos parientes que por algún motivo no habían podido concurrir a la celebración. Gracias a estas visitas, los novios se presentaban formalmente como pareja, aprovechando la ocasión para conocer nuevos destinos al tiempo que daban inicio a su vida conyugal. Esta costumbre se expandió rápidamente por el resto de Europa, y se popularizó aún más durante el siglo XX, gracias a los avances de los medios de transporte y el desarrollo de la actividad turística. Hoy son muchos las empresas que se dedican a promover destinos como nuestro país, como sitios ideales para comenzar la aventura del matrimonio.
 
 
 
TEXTO: Geizel Torres; IMÁGENES:Archivo

Etiquetas: Sabías que...

ga('send', 'pageview');