BACANA MAGAZINE Meliá Caribe Tropical
BACANA MAGAZINE Meliá Caribe Tropical
BACANA MAGAZINE Meliá Caribe Tropical
BACANA MAGAZINE Meliá Caribe Tropical
Padres de adolescentes

Aprendiendo a ser padres de adolescentes

Encontrar el equilibrio y comunicación correcta entre padres e hijos adolescentes parece en la mayor parte de ocasiones un reto imposible de superar.

Como padres, nos encontramos con que aquellos niños y niñas cariñosos, obedientes, encantadores y siempre deseosos de nuestra compañía se han convertido de repente en adolescentes poco cariñosos, desobedientes, contestatarios y siempre con mejores planes que nuestra compañía, sentimos que la línea de comunicación se ha cortado, no funciona, no sabemos como hacer para que reconozcan una cierta disciplina y se convierte en motivo de preocupación, por ello, recordar nuestra propia adolescencia, entender y adaptarnos al cambio es la mejor solución.

Si observamos como nos sentíamos y comportábamos cuando fuimos adolescentes obtendremos muchas pistas a la hora de comprender a nuestros hijos, entender que nuestro papel en el proceso de cambio en la vida familiar es imprescindible para ambos, así como aceptar que nuestros hijos deben responder a sus propias expectativas y ambiciones y no a las nuestras, ayudará en el camino que comienzan a transitar, el camino de tomar sus propias decisiones.

Los avances realizados por la ciencia en los últimos años acerca de la comprensión del funcionamiento cerebral en las distintas etapas de nuestra vida han demostrado que el cerebro en la edad adolescente funciona de forma diferente que en la edad adulta. Cuando nacemos nuestro cerebro posee cientos de miles de millones de neuronas y comienzan a realizar conexiones entre ellas. Durante la adolescencia el cerebro comienza un proceso llamado “poda sináptica” que persigue eliminar las conexiones neuronales poco utilizadas para asegurarnos capacidad cerebral suficiente y desarrollar las mas utilizadas, este proceso continua hasta entrada la edad adulta, una vez terminado este proceso nuestro cerebro es capaz de realizar tareas mas complejas y somos más capaces de mantener la atención.

Reflexionar sobre los cambios cerebrales que se producen en nuestros hijos en su etapa adolescente y los que se producen en la nuestra como adultos nos ayudará a vivir esta situación como una oportunidad para modificar nuestras propias conductas, debemos analizar si les ayudamos en su proceso de toma de decisiones o seguimos tomándolas por ellos, si somos capaces de verlos como individuos independientes o si nuestras acciones disfrazadas de hacer lo mejor para ellos reflejan nuestros propios anhelos, sueños, metas y objetivos, si nos sentimos dolidos por su falta de confianza con nosotros como padres para contarnos sus experiencias y nos comportamos de manera que demostramos falta de confianza en ellos ……

Fomentar la comunicación, pedirles su opinión, escucharles, explicar nuestras razones por las cuales tomamos una posición u otra ante sus argumentos (en esta parte es importante que sepamos reconocer si nuestra posición refleja y transmite nuestros propios miedos), hará nuestra convivencia mucho más participativa y aumentará su confianza.

De la misma forma que ellos están viviendo su proceso de aprendizaje para ser adultos, nosotros estamos viviendo nuestro proceso de aprendizaje para ser padres de adolescentes, es bueno comunicárselo y que entiendan que todos estamos viviendo nuestro propio proceso, que entre todos nos podemos ayudar y que todos podemos aprender de todos, que es momento de aportar cada uno de nosotros lo mejor de nuestra creatividad para lograrlo, de esta forma crecerán sabiendo que cada día es siempre una nueva oportunidad.

Texto: Silvia Jiménez - Personal coach; Imágenes: Fuente externa

Etiquetas: Mente y Cuerpo

ga('send', 'pageview');