BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
La iglesia con misión evangelizadora del Nuevo Mundo

La iglesia con misión evangelizadora del Nuevo Mundo

Cuando Cristóbal Colón hizo su segundo viaje a América, fundó la primera ciudad del Nuevo Mundo, La Isabela. La llamó así, en honor a Isabel la Católica, Reina de España, quien le dio facilidades para sus exploraciones.

Hoy, quedan los recuerdos de su pasado glorioso pero los cimientos de esta población erigida frente al Atlántico, permanecen inalterables a dos kilómetros de la ciudad original.

En esa nueva urbe, urbanizada y con su propio ayuntamiento, se celebró la primera misa católica que marcaría la evangelización de América. La ofició con flagrante emoción Fray Bernardo Boil, acompañado de 12 sacerdotes.

Los Reyes Católicos, Isabel y Fernando, encomendaron a Colón la misión evangelizadora. Una misiva que debía cumplir con santa obediencia para que aquellos habitantes tuvieran el mismo sentir religioso mayoritario que los pobladores de la corona de Castilla.

Para dar cumplimiento a esta disposición en el segundo viaje de Cristóbal Colón fue enviado como delegado pontificio el monje Fray Bernardo Boil con la misión de instruir a los indígenas. Le acompañaban sacerdotes y laicos. El laico jerónimo más destacado fue Ramón Pané, quien hizo un gran recorrido por la isla en la labor catequizadora.

El segundo grupo de agentes de pastoral estaba compuesto por misioneros franciscanos, quienes se dedicaron a la conversión de los indígenas y a su enseñanza. Después llegaron los dominicos y dentro de ellos están Fray Pedro de Córdoba y Fray Antonio Montesinos. Estos al darse cuenta del trato que recibían los indígenas, no dudaron en denunciar la situación de injusticia y ponerse de parte del débil saliendo en su defensa. Los mercedarios y jesuitas llegaron más tarde.

Actualmente, en el interior del nuevo y sencillo Templo las Américas, construido con piedra y ladrillos, hay imágenes religiosas de Jesús y la Virgen en pinturas y esculturas de gran colorido. La dimensión del templo se amplia y adquiere un matiz especial, cuando se efectúan ceremonias religiosas

Un jardín con frondosos árboles y bancos perfectamente colocados, para que el visitante descanse, rodea la iglesia, que miles de turistas visitan anualmente y que se impactan cuando les cuentan la leyenda del guayacán.

Se dice que en la década de 1950, se limpió con un tractor el lugar donde está La Isabela y muchas de las ruinas fueron lanzadas al mar. Entonces, donde estaba el altar de la iglesia se conservó un árbol de guayacán, cuyas raíces abarcaban todo el espacio donde se hizo la primera eucaristía. Lo más insólito de la historia es que más de 500 años después, se ha convertido en una especie de santuario natural para los feligreses. 

Una obra emblemática para el turismo religioso que congrega a muchos peregrinos que quieren conocer de primera mano, el espacio físico de la primera iglesia en el Nuevo Mundo.

La primera misa la ofició Fray Bernardo Boil, acompañado de 12 sacerdotes.

Continuar leyendo... bacana 31

TEXTO: Francis Torres; IMAGENES: Suresh

Etiquetas: Historia

ga('send', 'pageview');