BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
El barco de oro que encalló en La Hispaniola

El barco de oro que encalló en La Hispaniola

Desde el Puerto de Veracruz, un destino asombroso por sus maravillosas playas, la flota española regresaba a la Península. En el convoy, integrado por treinta naves, brillaba con luz propia El Concepción, un galeón de 600 toneladas que había sido construido en La Habana en 1620.

Nadie se imaginaba que dos décadas después, fruto de las inclemencias del tiempo, una fatal tormenta lo hiciera naufragar cerca de las costas de República Dominicana. Sobre todo, porque llevaba una carga de un valor incalculable, unas 25 toneladas de oro y plata aproximadamente. Completaba el alijo con miles de monedas de Felipe IV, una producción de oro y plata de las minas de México y de Potosí, en Bolivia. En las bodegas guardaba un cargamento de porcelana china de la dinastía Ming, joyas, las pertenencias de la viuda de Hernán Cortés.

A la altura de Florida había sobrevivido a un fuerte huracán que llevó a pique a la mayoría de los barcos. Sin embargo, la embestida de la tormenta tropical cerca de La Hispaniola, hizo que el navío chocara violentamente con unos arrecifes. La tripulación en un intento de ponerse a salvo intentó reflotar la nave pero las cabezas del coral abrieron diferentes boquetes en el casco. Tras varios días a la deriva se partió la popa y su estructura se estancó a 15 metros de profundidad. Un sórdido final del que sólo hubo 200 supervivientes. Los trescientos restantes perecieron bajo el mar.

Décadas después del fin para El Concepción, en 1687, un capitán de barco de Nueva Inglaterra, William Phips, conoció casualmente a un superviviente, quien le reveló la posición del pecio a cambio de parte del botín. Con esta información, Phips fletó dos barcos: el James and Mary. Con ellos puso rumbo a La Hispaniola. La tarea era difícil porque tras cuarenta años la madera había desaparecido. Sin embargo, gracias a los cañones pudieron localizar entre unos corales el motín. Tras repartir sus ganancias con la Corona, Phips recibió el título de sir y se convirtió en gobernador de la colonia americana de Massachusetts.

Continua leyendo... bacana 29

TEXTO: Elena Crespo; IMAGENES: Archivos

Etiquetas: Historia

ga('send', 'pageview');