BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
apellidos

Apellidos patronímicos, símbolos de identidad personal

Todas las personas estamos identificados por un nombre y uno o dos apellidos dependiendo de la región. Por ejemplo, en Argentina hasta el 2008 se utilizaba solo el del padre. Cotejar nuestros apellidos y los de nuestros antepasados es no sólo un acto de fe, sino una señal evolutiva de nuestras raíces. El apellido te vincula con un linaje, todos necesitamos esa conexión, sobre todo, a partir de un cierto momento en la vida en el que se comienza a pensar en la finitud y por ello en los ancestros y en la progenie que dejamos.

En República Dominicana, los orígenes de los apellidos en su gran mayoría de origen español, tienen distintas categorías. Los apellidos patronímicos son los que proceden del nombre de pila de la persona de mayor jerarquía o influencia. Los más extendidos son los acabados en “ez”, significa “hijo de” aunque su origen no está claro. Así se formaron muchos como: Álvarez, Ramírez, Domínguez, etcétera. Sin embargo, Muñoz también lo es (hijo de Muño), al igual que Ortiz (hijo de Ortún) o Sanchís (hijo de Sancho). En el país destacan también los González, los Martínez, los Fernández, los García, los Rodríguez y los Pérez.

Rodríguez es un apellido patronímico que procede del antiguo reino de León, actual Reino de España. Se remonta a principios de la Edad Media, alrededor del siglo XI. Significa "hijo de Rodrigo" o de "Rodericus", un nombre de raíz germánica que fue latinizado. Algo similar ocurre con el apellido González, que deriva del nombre Gonzalo muy común también durante la Edad Media. Sus raíces son visigodas y el apellido se extendió prácticamente por toda la Península Ibérica.

Fernández, es otro apellido muy extendido, su genealogía indica que es una variante del nombre Ferdinando, que proviene del germánico Fredenand o Fridnand (gótico *Fri-nan " valentía “el protector" aunque también se ha interpretado como *Far-nan" valentía para el viaje".

 

Continua leyendo... bacana 28

TEXTO: Alana Fernandez; IMAGENES:Archivos

Etiquetas: Historia

ga('send', 'pageview');