BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
Faro a Colón

El Faro a Colón: un homenaje al Almirante

El faro a Colón fue inaugurado y consagrado por el Papa Juan Pablo II durante la celebración de los 500 años del “descubrimiento de América”.

Desde su origen fue una obra ambiciosa y monumental. República Dominicana sentía el compromiso moral de encabezar las celebraciones en todo el continente de los 500 años de la llegada de los españoles a América y con ellos el cristianismo, por lo que ni más ni menos que el Papa Juan Pablo II, sería el invitado de honor en una histórica visita a la ciudad primada de América.

El arquitecto elegido en 1981 fue Joseph Lea Gleave, un norteamericano de amplia trayectoria cuya propuesta llamó la atención entre más de 400 artistas que presentaron sus iniciativas. Las obras no se iniciaron hasta 1986 en el Este de la ciudad de Santo Domingo.

En 1990 (dos años antes de inaugurarse la obra) se inició el traslado del Mausoleo donde, según historiadores dominicanos, descansan los restos de Colón. El proceso se llevó a cabo pieza por pieza, desde la Catedral hasta el faro a Colón, donde quedó erigido para acoger para siempre las cenizas del Gran Almirante. La obra, tiene un estilo gótico de nueve metros de altura sobre una base rectangular de 7x8 metros, consta de 280 piezas en mármol de Carrara, algunas de hasta 3.000 kilos de peso y ornamentos en bronce.

La acción conjunta de sus columnas, arcos y contrafuertes le dan estabilidad a la estructura. Flanqueado por cuatro leones en bronce, está presidido por la magnífica figura femenina que representa a la República Dominicana, destinada por la historia a guardar para siempre las venerables cenizas del Gran descubridor.

La inauguración del Faro a Colón

El 6 de octubre de 1992, República Dominicana alzó la mirada para ver la enorme cruz blanca que se reflejaba en el cielo. Así dio inicio la celebración del V centenario bajo el mandato del presidente Joaquín Balaguer. Horas antes, los restos del Almirante Cristóbal Colón fueron trasladados desde la Catedral Primada donde estaban desde 1544, hasta el hermoso mausoleo en el faro.

Con una longitud de 210 metros orientados Este-Oeste, 60 metros en sus brazos de Norte a Sur y una altura de 31 metros, el monumento es una enorme masa de hormigón y mármol que, vista desde el aire, se va convirtiendo en una gran cruz yacente, rasgo digno del inmutable valor y de la fe del Gran Descubridor Cristóbal Colón, a quien conmemora: “Pongan cruces en todos los caminos y senderos para que Dios bendiga esta tierra que pertenece a los cristianos; el recuerdo de esto debe conservarse a través de los tiempos”.

El faro en realidad es un museo donde se pueden apreciar reliquias de la conquista y de la vida de los taínos en el país, además cada país de Iberoamérica tiene un espacio donde comparte su historia y su herencia con los visitantes.

Por las noches, ofrece un impresionante espectáculo nocturno cuando los rayos verticales de luz, emanados de las 157 luminarias colocadas a lo largo del monumento, reflejan la Gran Cruz en el cielo, que se divisa muchos kilómetros a la redonda. En la entrada principal del monumento, los colores de las banderas de todos los países americanos simbolizan la hermandad entre naciones y la unión de las diferentes razas, culturas y credos que pueblan la Tierra.

Curiosidades

El muro de la vergüenza
Una de las principales críticas que tuvo este monumento fue la construcción de un muro en torno a la estructura, para muchos habitantes de la zona, el muro pretendía ocultar los barrios pobres que había alrededor del faro y disimular los millones invertidos en la obra y no en el pueblo.

La misa del V Centenario
El Papa Juan Pablo II ofició la primera misa en el país en la explanada del monumento como símbolo de la llegada del cristianismo a América.

La Cruz en el Cielo
El faro enciende sus luces solo en fechas especiales: navidad, año nuevo, domingo de resurrección y por supuesto, el 12 de octubre.

Colón en ¿Sevilla?
Hace 10 años, un equipo de científicos confirmó mediante de pruebas de ADN que los restos en la catedral de Sevilla pertenecen al Almirante Colón. Entonces ¿quién está en la tumba? Los historiadores dominicanos siguen manteniendo que una parte de la osamenta de Colón descansa en Santo Domingo.

TEXTO: Geizel Torres; IMÁGENES: Suresh.

Etiquetas: Historia

ga('send', 'pageview');