BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
Sócrates Mckinney

Sócrates Mckinney, El Zar de la Moda Dominicana

Hay personas que su nombre los define y -como por designio del destino- llevan la misión de trascender más allá de cualquier obstáculo. Sócrates Mckinney sin duda es uno ellos.

Nos remontamos a la antigua Grecia, una cultura de por sí, ya se caracterizaba por rendirle culto a la belleza, al cuerpo humano y como cuna del arte y lo intelectual de ella brotaron los primeros filósofos de la historia de la humanidad. Sócrates fue el más grande de todos y entre sus discípulos estaba Platón, quien después sería el mentor de Aristóteles, uno de los grandes genios de la humanidad.

Hoy por hoy, nuestro Sócrates es el responsable no solo de proyectar el talento dominicano en el sector de la moda a nivel mundial gracias a su más preciada hija: Dominicana Moda. Un evento que se lleva a cabo religiosamente desde hace 10 años y que ha servido de vitrina para decenas de jóvenes modelos quienes han visto catapultar su carrera como Avril Guerrero, Austria Ulloa, Temis Andújar y la top model Marihenny Rivera y diseñadores de la talla de José Jhan, Oriette Domenech, Moisés Quesada, Leonel Lirio, entre muchos otros que buscan ganarse un lugar en los armarios de los dominicanos. En exclusiva conversamos con Sócrates Mckinney.

¿Cuándo comenzó su relación con la moda? La moda siempre fue algo cercano a mi, pero para uso personal. Fui un chico “vanguardista” desde que tengo uso de razón. Soy arquitecto de profesión, graduado en la Universidad Pedro Henríquez Ureña hace ya muchos años. 

¿Cuáles han sido los principales obstáculos a los que ha tenido que enfrentarse en un mercado como el dominicano? El dominicano es incrédulo por naturaleza; nos hemos acostumbrado que primero tiene que validarnos un extranjero para luego comenzar a digerir que lo que hacemos tiene el mismo valor.

Esta incredulidad, junto a la falta de políticas públicas de apoyo a las industrias creativas, donde se ubica la moda, así como a la apatía de las grandes multinacionales de impactar en la industria local de manera tangible, hace todo muy difícil. El proceso que en muchos países tomaría dos años, en el nuestro lleva once. Presentar los diseñadores que han desfilado en DominicanaModa en los últimos diez años, es una proeza poco valorada en nuestro país, donde preferimos detractar el esfuerzo dominicano y copiar los malos ejemplos que nos importa la comunicación de este mundo globalizado.

Basta dar una ojeada a las revistas sociales para darse cuenta que al dominicano, especialmente a la mujer, le gusta estar al tanto de las tendencias.

¿Cómo describiría a la mujer dominicana? ¿Qué le gusta y que no termina de aceptar en términos de moda? La mujer dominicana va al salón de belleza de dos a tres veces por semana (no es casualidad la gran reputación de nuestras peluqueras y nuestros productos a nivel internacional). Este es un gran indicador de que a las dominicanas les gusta cuidarse y andar acicaladas.

Como cada país y región, tiene sus gustos particulares. Mientras una norteamericana se ponen un vestido largo con cola solo para caminar en la “Red Carpet de Hollywood”, una latina se la pone para el cumpleaños de su hijo. Por otra parte mientras una europea se compra una buena cartera cada cinco años, una latinoamericana lo hace cada seis meses y no se compra una, sino varias.

La dominicana adapta las tendencias que van con su forma de ser: sexy y colorida; donde la silueta femenina es exaltada al máximo. Muchas veces en este afán de ser femenina se llega a la exageración, pero es parte de su ser colectivo. El gusto por la moda y sus tendencias, transciende los estratos sociales y los segmentos de edad, la dominicana en general no tendrá mucho dinero para invertir, pero “anda mas combinada que una caja fuerte”.

¿Qué le falta al país para que nuestros diseñadores tomen relevancia internacional? La industria de la moda debe ser proyectada por el estado. Las grandes potencias de la moda han sido el resultado de una política de estado. Un evento privado jamás podrá llegar a “internacionalizar” la industria y sus creadores, sin que exista voluntad política.

¿Cómo ha influido Dominicana Moda en esta misión de internacionalizar el diseño dominicano? Consciente de su falta de alcance económico hemos firmado acuerdos con eventos homó- logos en toda Latinoamérica, como una manera de lograr intercambio de diseñadores. Gracias a estos acuerdos estos últimos once años los diseñadores dominicanos han viajado gracias a DominicanaModa en más de 70 ocasiones, siendo valorados como referentes en la creación de moda a nivel regional.

 

TEXTO: Geizel Torres; IMÁGENES: Freddy Cruz / Archivo

Etiquetas: Hablando con...

ga('send', 'pageview');