BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
Artesano del chocolate

Artesano del chocolate

Creció en Caracas, a caballo entre la ciudad y las haciendas cacaoteras que le enseñaron a conocer el olor intenso del cacao y su tierra. La historia de Venezuela, como primer productor mundial hasta finales del siglo XVIII, había mostrado a la familia de Moisés Abraham Davidovits, la sempiterna perfección entre calidad y cantidad, formando parte de un sector productivo y comercial que exportaba entre ocho y diez mil toneladas por año.

“Fueron años de aprendizaje constante, de trabajo, de sacrificio y de mucha dedicación, para convertir el relevo generacional en mi pasión y mi forma de vida”, nos cuenta mientras tiene en su poder una de las más de mil tabletas de chocolate que fabrica actualmente cada día en su fábrica de Nigua, San Cristóbal.

Llegó a República Dominicana hace cinco años, después de un periplo por Estados Unidos que le sirvió para continuar con su formación académica estudios con un Global MBA de la universidad de Tulane en New Orleans, para erigir Chocolates Khao Caribe. “Quise abrir una fábrica local con la visión de mostrar al mundo que República Dominicana tiene mucho más que un excelente Cacao, también chocolates de clase mundial”.

En el corazón del Cibao, Chocolates Khao Caribe nació para recuperar y difundir la cultura del chocolate artesanal fino de aroma en República Dominicana. “El Cibao es la región donde más desarrollo ha tenido el cacao”

Embajador por excelencia del cacao dominicano allende de los mares, también fuera de los límites de Quisqueya, es un evangelizador del chocolate fino más allá del que se pueda elaborar en Francia, Suiza o Bélgica. “Se trata de promocionar en el exterior el chocolate dominicano, para convertirlo en una marca país, como el ron y el tabaco”.

No es de extrañar que su chocolate sea apreciado por los fabricantes de chocolates de Japón o Suiza, que celebran su intenso sabor y aroma. ”Hemos tenido numerosos reconocimientos a nivel internacional y nuestro producto ha sido referente en diferentes ferias, como XXXX, en donde se valoró.”

Con los años, actualmente tiene cuarenta, ha crecido su pasión y se dedica a estudiar el mercado del cacao como plataforma de comercio justo, donde   a través de una mayor producción de chocolates o productos derivados del mismo, se puede mejorar la clase de vida de los cacaocultores e impulsar una sostenibilidad y biodiversidad en la industria cacaotera dominicana. “Existen grandes productores de cacao como Costa de Marfil o Ghana pero la calidad de la materia prima aquí es incomparable”.

Continuar leyendo... bacana 31

TEXTO: Elena Crespo; IMAGENES: Suresh

 

Etiquetas: Gastronomía

ga('send', 'pageview');