BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
Batata

Batata o Patata. La semántica de un tubérculo

Hallada en tierras haitianas en el primer viaje de Colón, para el tubérculo desde un principio todo fueron líos. Se tomó para bautizarla la voz taína “batata”, pero cruzar el charco y tergiversarle el nombre fue todo una. Por una extraña razón se cambió la sorda bilabial “b” por la sonora “p” (caso raro, pues normalmente sucede a la inversa), pasando a ser conocida por tierras hispanas como “patata”.

 

La “patata de Málaga” a la que se refería Santa Teresa, no era tal. En realidad –y sin saberlo- los víveres por los que la santa se deshacía en elogios eran unos boniatos (batata dulce) que un fiel devoto le enviaba desde Sevilla. Hasta las más insignes plumas del Siglo de Oro caen en la semántica errata y Cervantes o Lope de Vega alimentan los calderos de sus personajes con “batatas” cuando en el menú escriben “patata”. Solo fue Góngora el que –diccionario en mano- la emplea con propiedad académica.

Y es que la auténtica “patata” o “papa” llegaría a Europa mucho más tarde y no se utilizaría como ingrediente comestible hasta el siglo XVIII, cuando -a causa de las terribles hambrunas- se popularizó su consumo.

Aunque compartan el nombre, los dos tubérculos tienen poco en común, pues a pesar de su origen subterráneo no pertenecen ni a la misma familia. Con una historia de más de 10 mil años, la domesticación y cultivo de la batata comenzó sobre el 2.500 antes de Cristo formando parte de toda la dieta mesoamericana. Existen 2 tipos bien diferenciados, una blanca con la pulpa más seca y otra amarilla más harinosa, de mayor contenido en azúcar y almidón. Esta convolvulácea es de los tubérculos más nutritivos del reino vegetal; con alta concentración de caroteno y vitamina A y C. El potasio, calcio ácido fólico, magnesio y proteínas son otras de sus fantásticas propiedades nutricionales solo comparables a su versatilidad en cocina.

Y para rematar el tema semántico sepan que si “patata” era “batata” en el español del Siglo de Oro, “batata” es “patata” en el portugués actual.


RECETAS


batata02


GNOCCHI DE BATATA

Utilizaremos

Para los gnocchi:
2 lb de batata blanca, ¾ taza de harina, 100g queso parmesano rallado, 1 huevo, ½ taza de mantequilla fundida, sal.

Lo haremos así
Para los gnocchi:
Envolvemos las batatas enteras en papel de aluminio y las horneamos a 350º F.
Cuando estén cocidas, retiramos el papel de aluminio, las colocamos en un bol y las aplastamos hasta obtener un puré liso.
Añadimos la harina, el parmesano, el huevo y la mantequilla.
Trabajamos hasta obtener una masa elástica y homogénea.
Formamos rollos de 1 pulgada de grosor y cortamos en porciones de 1 pulgada de ancho para formar los gnocchis.
Servimos con una base de dulce de guayaba y un pesto de salvia.


pollo

POLLO Y BATATA AL CARAMELO

Utilizaremos:
Para el pollo: 4 batatas blancas, 3 cucharadas aceite de girasol, 2 dientes de ajo picados, 1 cucharadita de pimienta negra en grano, jugo de 1 limón, 4 cucharadas de caramelo líquido, sal.

Lo haremos así
Para el pollo:
pelamos y cortamos a bastones las batatas.
Las cocemos en agua con sal.
Retiramos y escurrimos a media cocción.
En un wok o sartén con el aceite cocemos los muslos por todos los lados hasta que quede bien crujiente, agregamos los ajos y los doramos.
Agregamos la pimienta en grano, el jugo de limón y el caramelo líquido, salamos.
Cocemos el conjunto sin parar de remover hasta que caramelicen todos los ingredientes.
Servirlos con mini-zanahorias hervidas a la inglesa y mini-berenjenas a la parrilla.


batata03

BUÑUELOS DE BATATA

Utilizaremos:
Para los buñuelos: 1 taza batata dulce cocida, ½ taza harina de repostería, 1 huevo, 1 cucharadita polvo de hornear, 2 cucharadas de azúcar, pizca de sal, 3 cucharadas de agua de la cocción de las batatas.

Lo haremos así
Para los buñuelos:
pelamos y cocemos las batatas en agua unos 25 minutos.
Las escurrimos y reservamos 3 cucharadas de agua.
Colocamos las batatas en un bol y las aplastamos hasta hacer un puré.
Tomamos una taza de puré y agregamos la harina.
Mezclamos bien.
Agregamos el huevo, la levadura, el azúcar, la sal y las cucharadas de agua.
Trabajamos con espátula para obtener una masa consistente y homogénea.
Dejamos reposar por media hora y freímos en abundante aceite.
Servimos los buñuelos de batata insertados en un palillo de bambú con una mermelada de frutos rojos y un almíbar de hierbabuena.

TEXTO E IMÁGENES: Kiko Casals Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. twitter: KikoCasals www.kikocasals.com

Etiquetas: Gastronomía

ga('send', 'pageview');