BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
Cajul, Anacardos, Recetas

Cajuil. La semilla que quiso ver el mundo

Narra la leyenda que una soleada mañana de primavera paseaba una hada por el bosque. Soplaba una brisa ligera y los primeros rayos de sol se colaban entre los frondosos árboles.

 

Como era bien curiosa, todo lo observaba y no había detalle que se escapara a su experta mirada. Estaba contemplando el retorcido tronco de un árbol de caoba cuando oyó un pequeño suspiro. Miró a su alrededor, pero no vio nada. Un segundo suspiro mucho más profundo le hizo percatarse que provenía de un fruto rojo, parecido a una manzana, que colgaba de una solitaria rama. Cuando se acercó le preguntó la causa de su tristeza y del interior de la fruta salió un hilito de voz.

La semilla le dijo que estaba encerrada dentro de la fruta y eso le impedía ver las maravillosas cosas que ocurrían a su alrededor. Como era una fruta buena, el hada decidió concederle el deseo y la simiente brotó fuera, hacia la luz del sol.

Cuentos aparte, la verdad es que el cajuil es una de las pocas frutas exógenas (con la semilla fuera) del reino vegetal. La dura corteza que la cubre –y protege- es muy venenosa y su aceite tóxico (el cardol) puede producir irritaciones en la piel, hasta quemaduras. Por eso se tuesta, para eliminar el pozoñoso óleo, convertirla en comestible y deliciosa.

Llamada como marañón, anacardo, acajú o merey, esta semilla en forma de riñón es originaria de la cuenca del Amazonas. Los portugueses la llevaron hasta la India y de allí se extendió por todo el sudeste asiático. En Europa no se descubrió hasta el siglo XIX, pero por tierras caribeñas ya se gozaba de la seguidilla que dan sus golosas semillas.

Aquí, en la República Dominicana, han llegado a formar parte de nuestra vida cotidiana y envueltas en pequeñas fundas o “paqueticos” plásticos las podemos encontrar en cualquier semáforo del país. Nosotros las llamamos cajuil, tomando la voz original del portugués cajú (del tupí acajú) y su particular sabor lo ha convertido en la picadera predilecta de grades y chicos. En el play, en los desesperantes tapones de la capital o paseando por cualquier parque, siempre ves a alguien que no ha podido resistir la tentación de esas semillitas.

Pero del cajuil no solo se come la pipa. Con la fruta se hacen jaleas, dulces o mermeladas; si lo licuamos y dejamos fermentar obtendremos un delicioso vinagre, y de su cáscara se saca un eficaz repelente de insectos; del aceite se realizan impermeabilizantes, barnices, colas, tintas y hasta líquido de frenos. Sus hojas, en infusión, curan dolencias varias y majadas (en forma de emplaste) cicatrizan heridas y detienen hemorragias.

Así que, la próxima vez que se adentre en el bosque, esté atento. Si oye la vocecita de la inquieta semilla no olvide darle las gracias por ser tan generosa.


RECETAS


Vichyssoise de Finas Hierbas y Cajuil


Vichyssoise de Finas Hierbas y Cajuil

Utilizaremos

Para la sopa: 2 cucharadas de aceite de oliva, 6 puerros medianos, 2 cebollas, 5 tazas de caldo vegetal, 1 papa, ¼ taza de semillas de cajuil, 1 taza de nata líquida, sal y pimienta, 8 hojas de albahaca, 1 ramita de estragón, 5 hojas de mejorana, 5 hojas de salvia.

Para la guarnición: 1 taza de semillas de cajuil, dados de remolacha cocida, dados de zanahoria encurtida, hojitas de finas hierbas, huevos de codorniz cocidos.

Lo haremos así
Para la sopa: cortamos fino el puerro y la cebolla. En un caldero con aceite los rehogamos lentamente. Cuando estén bien blanditos mojamos con el caldo, añadimos la papa a dados y las semillas de cajuil. Cocemos a fuego suave por 20 minutos. Retiramos del fuego, añadimos la nata, salpimentamos e incorporamos las finas hierbas. Dejamos atemperar tapado. Trituramos, colamos y enfriamos en nevera.

Para la guarnición: tostamos y molemos las semillas de cajuil. Colocamos todos los ingredientes salteados por el plato.


Mug Cake de Cajuil CON crema de Vainilla

Mug Cake de Cajuil con Crema de Vainilla

Utilizaremos
Para los mug cake: 4 cucharadas de harina de cajuil, 1 cucharada de harina, 3 cucharadas de yogurt, ½ cucharadita de levadura, 1 cucharada de esencia de vainilla, 3 claras de huevo, 3 cucharadas de azúcar, pizca de sal, 3 cucharadas de frutas escarchadas picadas.

Para la crema de vainilla: 2 tazas de nata líquida, 3 cucharadas de azúcar, 2 vainas de vainilla.

Lo haremos así
Para los mug cakes: trituramos las semillas de cajuil hasta que formen una harina. En un bol juntamos la harina de cajuil, la harina normal, el yogurt, la levadura y la esencia de vainilla. Mezclamos bien. Por otro lado juntamos las claras con el azúcar y la sal y batimos a punto de nieve. Incorporamos las claras montadas a la mezcla de harinas removiendo bien. Añadimos las frutas escarchadas y repartimos en cuatro tazas. Cocemos al microondas por 4 o 5 minutos a potencia alta.

Para la crema de vainilla: calentamos la nata en un cazo. Cuando empiece a hervir retiramos del fuego. Añadimos el azúcar y la vainilla. Mantenemos tapado hasta que se temple. Colamos y enfriamos en nevera por 4 horas. Montamos con batidora eléctrica.
Colocamos nuestro mug cake en el plato alternando la crema de vainilla, las frutas escarchadas y semillas de cajuil.


Wok de Cerdo, Anacardos y Sake

Wok de Cerdo, Anacardos y Sake

Utilizaremos
Para el wok: 2 cucharadas de aceite de girasol, 2 cucharadas de aceite de sésamo, 2 dientes de ajo picado, 4 cebolletas en bastones, ½ ají verde a dados, 1 zanahoria a dados, 1 tomate verde a cuartos, 8 manojitos de brócoli, 2 libras de solomillo de cerdo a tacos, ½ taza de semillas de cajuil, pimienta molida, ¼ taza de sake, 6 cucharadas de salsa de soja.

Lo haremos así
Para el wok: en un wok o sartén juntamos los aceites y doramos el ajo picado. Incorporamos las cebolletas, el ají y la zanahoria y salteamos. Añadimos el tomate verde, el brócoli y salteamos un poco más. Retiramos las hortalizas del wok y las reservamos. En el resto de aceite salteamos los tacos de cerdo y las semillas de cajuil. Cuando estén dorados flambeamos con sake y condimentamos con pimienta. Incorporamos la salsa de soja y reducimos. Añadimos las hortalizas y salteamos el conjunto por 1 minuto. Rectificamos de sal.

TEXTO E IMÁGENES: Kiko Casals Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. twitter: @KikoCasals www.kikocasals.com

Etiquetas: Gastronomía

ga('send', 'pageview');