BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
Caballitos de Mar, Fiel compañero

Caballitos de Mar, Fiel compañero

Hay 40 especies de Caballitos de Mar conocidas, que varían en tamaño y apariencia. El más pequeño es el Hippocampus Denise pigmeo, que es aproximadamente del tamaño de una moneda. Su cuerpo de color naranja lleno de protuberancias es el camuflaje perfecto en el Pacífico occidental y da fe de su reputación como maestros del disfraz. Entre las especies de mayor tamaño está el caballito de mar de vientre grande, que vive alrededor de Australia y Nueva Zelanda y mide cerca de 13 pulgadas (33 centímetros) de largo.

De las cerca de 1.800 crías que pueden llegar a dar a luz algunas especies, solo 9 llegarán a ser adultos. Aunque parezca una tasa muy pequeña es muy alta entre los peces. ¿Qué pasa con los 1791 restantes? Pasan a ser alimento del océano.

Por su posición vertical y su falta de aleta caudal, son peces muy lentos, pudiendo moverse a una velocidad máxima de 200 centímetros por hora. Aun así, y pese a su pequeño tamaño, son capaces de devorar al día hasta tres mil artemias, unos pequeños crustáceos conocidos también como camarones de salmuera. Su voracidad se fundamenta en que no tienen estómago y el alimento pasa rápidamente por el tracto intestinal. Y no sólo eso, son capaces de mover sus ojos de manera independiente, como hacen los camaleones, una capacidad que les facilita la caza mientras agarran con sus colas prensiles corales o vegetación.

Su capacidad de adaptación a diferentes hábitats es envidiable con relación a otras especies. En su piel tienen unas células llamadas cromatóforos que les permiten cambiar el color y el tono de piel cuando están amenazados o están en fase de cortejo. Además, cada ejemplar es diferente porque cada uno de ellos nace con unas protuberancias en la cabeza llamadas coronas, que son únicas y que permiten identificarlos, algo así como nuestras huellas dactilares.

Continua leyendo... bacana 26

TEXTO: Alana Fernandez; IMAGENES: Archivos

Etiquetas: Fauna y Flora

ga('send', 'pageview');