BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
Biodiversidad República Dominicana

Biodiversidad, ¿Qué le ocurre?

Faltan muchas especies por identificar, pero la biodiversidad declina más rápido que nunca. Los hábitats naturales disminuyen ante el acelerado crecimiento de la población humana, de seguir así, un gran porcentaje de especies podría desaparecer en los próximos años.

República Dominicana tiene una gran riqueza animal que no debemos dejar de proteger. Parece que la naturaleza nos ha concedido una oportunidad única, ciertas especies como el coral cuerno de ciervo están resurgiendo de lo que era una muerte inminente. Nuestras playas necesitan a este importante coral para tener un equiibrio. El cambio climático es un factor importante en la destrucción de estas especies pero el mayor destructor es, sin duda: la raza humana.

EDUCAR EN BENEFICIO DE TODOS

Un pequeño sector de la población ya entiende que necesitamos de cada una de estas especies para mantener el equilibrio natural de nuestra zona, pero aún queda mucho por hacer.

Diferentes especies de tortugas llegan a nuestras playas: desde Miches hasta Cabo Engaño y por la zona Sur desde Bahía de Neiba hasta Pedernales. Prácticas como la pesca intensiva, la recolección de huevos y el crecimiento de las urbes han acelerado su desaparición.

No podemos dejar de mencionar al arácnido más común de nuestro entorno: la cacata. Su nombre científico es phornictopues cancerides y aquí se encuentra en peligro de extinción, en determinados países como Brasil es una especie protegida. Las hembras pueden vivir hasta 20 años y su estrategia de caza es muy estudiada por su efectividad.

El gavilán de la Hispaniola majestuosa ave rapaz endémica de la isla también se encuentra en peligro de extinción. Es un gran honor visualizar los pocos ejemplares que existen y es nuestro deber protegerla para su pronta recuperación.

El pez loro tiene un papel fundamental en el ecosistema marino, con su pico de loro controla el crecimiento excesivo de algas sobre los corales y ayuda a que nuestras playas tengan esa arena blanca tan maravillosa, como resultado de su proceso digestivo.

Debemos tomar conciencia y preservar este legado natural, todos nos necesitamos, desde el insecto más diminuto hasta la ballena más grande dependen de nosotros y viceversa. Somos unos privilegiados por vivir en uno de los lugares dónde la biodiversidad ha declinado menos, es nuestro deber educar a las generaciones venideras a conservar lo que tenemos. Somos sensibles a los cambios pero sabemos que podemos adaptarnos.

TEXTO: Antonia Guerrero; IMÁGENES: Suresh

Etiquetas: Fauna y Flora

ga('send', 'pageview');