BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
Sabine Bloch

Sabine Bloch, Embajadora de República Federal de Alemania en RD

Hace algo más de un año Sabine Bloch asumía un reto en su vida profesional como Embajadora de la República Federal de Alemania en el país. Es su primera experiencia en el Caribe, pero guarda un entrañable recuerdo de su paso por el continente americano con los tres años vividos en Argentina.
Tras los estudios universitarios, realizó un master en “Relaciones Internacionales” en la Univesidad “London School of Economics” y aprobó el concurso público a la Carrera Diplomática cursando dos años de perfeccionamiento en la academia diplomática alemana. Hasta el día de hoy han sido 26 años al servicio del cuerpo diplomático, recorriendo medio mundo, Italia, Argentina, Albania, Marruecos… hasta que llegó a nuestra tierra.
 
¿Cómo vivió el nombramiento de Embajadora en RD? Con mucha alegría, curiosidad y gratitud por la confianza puesta en mi persona de parte del Señor Presidente de la República Federal de Alemania. Confieso que no sabía mucho sobre el país, así que comencé, ya de lejos, leyendo algunos libros – desde cuentos de Juan Bosch y “La Fiesta del Chivo” hasta textos de historia y política - para acercarme paso a paso a mi futuro destino caribeño. Al llegar, encontré un pueblo alegre y acogedor, lo que facilita mucho “aplatanarse”.
 
¿Cuál es su balance del primer año como Embajadora en RD? Sumamente positivo. El entonces canciller, ministro Andrés Navarro, me dio la bienvenida con una extraordinaria amabilidad y, junto con su equipo, siempre estuvo disponible para cualquier solicitud que tuviera. Además, el cuerpo diplomático rápidamente se transformó en un grupo de muy apreciadas amigas y amigos. Por otra parte, las dominicanas y los dominicanos, con su contagiosa alegría de vivir, hacen muy fácil sentirse a gusto en su país encantador.
 
¿Conocía ya nuestro país? ¿Qué es lo que más le atrajo del estilo de vida dominicano? y ¿Lo que más le sorprendió? Previo a mi llegada, no conocía República Dominicana. En el Caribe, sólo había navegado a vela con amigos cerca de la isla francesa de Martinique. Lo que más me atrajo del estilo de vida dominicano fue la disposición natural de la gente para reír y para disfrutar; creo que el sol y el mar aturquesado favorecen mucho. Lo que más me sorprendió fue el alcance de la americanización de la cultura popular, desde el béisbol hasta la predilección por la comida rápida.
 
¿Cómo definiría el carácter dominicano? Bueno, no estoy segura de que existan caracteres nacionales, ni me atrevería emitir una opinión después de tan poco tiempo, pero algunos de los adjetivos atractivos que describen muchos dominicanos sin duda serían: sociables, comunicativos, alegres, aficionados a la música, al baile, a la diversión en general, despreocupados, hospitalarios... Lo que llama la atención desde un punto de vista más discutible, me parece ser un marcado materialismo que puede traer consigo ciertas vanidades en personas adineradas como ciertas bribonadas en personas de situación económica modesta.
 
¿Cómo es la relación entre Alemania y RD? Afortunadamente, las relaciones bilaterales son serenas en todos sus aspectos. En Alemania, Republica Dominicana se conoce sobre todo como destino turístico. Durante el año pasado, 250.000 turistas alemanes visitaron el país, siendo el tercer grupo más importante detrás de Estados Unidos y Canadá; y estamos a la expectativa de que este año siga igual. Además, Alemania sigue apoyando al país con programas regionales de cooperación, como también a través de una cooperación delegada con fondos de organismos internacionales como la Unión Europea y las Naciones Unidas. Las relaciones comerciales bilaterales son sólidas, con tendencia a crecer. Para RD, Alemania es uno de los mercados más importantes para sus exportaciones agrícolas ecológicas (bananas, aguacates, cacao, café, etc…) y Alemania, por su parte, exporta productos industriales (máquinas, carros, y productos farmacéuticos y químicos) de modo que nos complementamos bien. En el ámbito cultural, organizamos varios conciertos, exposiciones, y fuimos honrados con ser el país invitado de la Muestra Internacional de Cine de Santo Domingo en esta primavera.
 
¿Cuál es su objetivo en las relaciones diplomáticas, tras un año de mandato? Mi objetivo es poder añadir algo a la red de los numerosos lazos ya existentes. En el primer año, por ejemplo, he establecido, junto con el Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD), una consulta regular sobre las becas de postgrado competitivas que convoca el DAAD. Es uno de varios pasos pequeños, pero esa consulta tiene mucho éxito entre los estudiantes dominicanos y es una apuesta a una cooperación científica más estrecha en el futuro.
 
Alemania es el tercer país del mundo que más turistas genera en RD, ¿cuáles son sus perspectivas? Mirando las cifras de los primeros nueve meses del año, Alemania probablemente mantendrá esta medalla de bronce internacional, que corresponde a la medalla de oro europea. Tengo que decir que esta perspectiva prometedora me alegra mucho, porque al principio del presente año sentimos cierta preocupación por parte de turistas potenciales, por los temas de seguridad y por el zika. Por lo tanto, yo veo las perspectivas rosadas para RD, en tanto que los turistas siguen pudiendo disfrutar de sus playas espectaculares con toda tranquilidad.
 
¿Qué ofrece RD al turista alemán? A la gran mayoría de los turistas que vienen al país en el marco de un viaje “todo incluido”, RD ofrece sobre todo unas playas y un mar paradisíacos, especialmente durante los meses del invierno frío alemán. Pero los turistas individuales pueden descubrir mucho más en República Dominicana. En primer lugar, Santo Domingo, con la ciudad colonial fundada en el 1492, sus museos y la primera catedral del continente americano, que forma parte del Patrimonio de la Humanidad (UNESCO). Además, Santiago tiene un tesoro impresionante en el lindísimo Centro León. En fin: los viajes siempre amplían el horizonte intelectual.
 
Muy personal
Un sueño: El de todos los diplomáticos: la paz y la justicia en el mundo. 
¿Que le quita el sueño? La catástrofe en Siria.
¿Cuál ha sido su mayor éxito? Todos los éxitos son producto de un sólido espí- ritu de equipo.
Un viaje por realizar: A escala mundial la Gran Muralla en China y en RD el Museo de las Hermanas Mirabal.
Una canción: Todo tiene su hora.
Un libro: Últimamente The goldfinch de Donna Tartt.
Una película: “Sous le sable”.
Un hobby: Leer, yoga.
Lo que mas detesta del ser humano: La injusticia, la brutalidad, el fanatismo.
Lo que mas valora del ser humano: El amor, la risa, la razón.
Un rincón en el mundo: Una terraza sobre Taormina, Sicilia.
Un rincón en RD: Playa Bonita, Las Terrenas.
Un recuerdo: La bendición de mis padres. 
Un momento: La llegada al faro de Muxía, al final del camino de Santiago (aproximadamente 1.000 km de historia cultural a pie).
Una manía: No tener WhatsApp.
Cuando era pequeña ¿que quería ser de mayor? Maga.
 
TEXTO: Almudena Haddad; IMÁGENES:Archivo

Etiquetas: Extranjeros en RD

ga('send', 'pageview');