BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
Concepción de la Vega, la primera ciudad

Concepción de la Vega, la primera ciudad

Presume de ser uno de los primeros asentamientos fundado por los españoles en la isla hace más de quinientos años. Esta ciudad, bautizada con el nombre del valle donde se ubica, nació al amparo y cobijo del Fuerte de la Concepción. Sus yacimientos de oro le permitieron ser una ciudad próspera. Con una gran riqueza acuífera en sus municipios Constanza y Jarabacoa, aporta más de la mitad del suministro de agua al país.

LA VEGA VIEJA
En las ruinas de la ciudad original que Colón fundara en 1494 “La Vega Vieja”, los arqueólogos continúan estudiando los cimientos de la antigua metrópoli que fue próspera entre 1505 y 1510. Dicen los historiadores, que fue un centro productor de oro, llegando a ser una de las ciudades más ricas de República Dominicana. En esta primera villa se construyó tempranamente una iglesia de piedra en la que fray Pedro de Córdova comenzó a defender los derechos de los indios. En 1562 un devastador terremoto destruyó la ciudad. Las ruinas del monasterio de San Francisco, donde fray Bartolomé de las Casas dijo su primera misa, dan fe de ello. Al año siguiente se reconstruye en un nuevo emplazamiento a orillas del río Camu. Actualmente, la urbe tiene alrededor de 400.000 habitantes, con una intensa vida comercial y numerosos lugares turísticos que visitar. La catedral Inmaculada Concepción es icono de la religiosidad popular, al ser el templo donde se realizan muchas actividades de acuerdo con el tiempo litúrgico. Su construcción duró 15 años, siendo finalizada en 1992. Como dato interesante, destacar que es una catedral de las pocas en el mundo donde la estatua de Cristo se representa como si ya hubiera resucitado y no muerto en la cruz. El centro de veneración de la Virgen patrona de República Dominicana, Nuestra Señora de las Mercedes, estandarte de la provincia, tiene su asiento en esta provincia. Se halla ubicado en el Santo Cerro, uno de los lugares más sagrados del país. Cada 24 de septiembre, los dominicanos de todo el país acuden en masa para rendir homenaje a la santa y admirar las vistas desde la simbólica cruz a 14 metros de altura sobre el Valle del Cibao y las montañas circundantes. La provincia de La Vega destaca por su producción agropecuaria. Según el Ministerio de Agricultura, el 35% del arroz que se consume en el país, se produce aquí, así como el 32% de la producción avícola nacional. La educación también es motor productivo en la ciudad ya que es la principal fuente de empleo. Son muchos los colegios existentes y el gran número de maestros que labora en los recintos educativos a nivel público. El Aeropuerto Internacional del Cibao es el más cercano, para aquellos que se dirigen a La Vega. En carro o en guagua la ruta es muy accesible desde Santo Domingo, a través de la autopista del Cibao que recorre la cordillera central del país. Una provincia rica en atractivos naturales pero también de un especial sincretismo religioso que forma parte de la historia de los veganos y que se abre al mundo para el disfrute de propios y extraños.

Carnaval vegano PATRIMONIO FOLCLÓRICO NACIONAL

El sacerdote Fray Bartolomé de las Casas quedó boquiabierto cuando en febrero de 1520 le dieron la bienvenida en La Vega, al compás de disfraces de moros y cristianos que exhibían con orgullo los moradores de aquellas tierras. Según registró el religioso, la festividad tenía una expresión española, con el uso de trajes de color rojo, amarillo y verdes. Destacaban las máscaras representativas del diablo medieval, es decir, con orejas grandes, boca abierta y dientes al aire, que se reproducen como fiel reflejo de la colonia, en víspera de la Cuaresma cristiana. Seis siglos más tarde, el carnaval vegano ha sido declarado patrimonio folclórico nacional y esta considerado como el más vetusto de América. Una tradición que pervive cada domingo del mes de febrero, por la tarde salen los diablos cojuelos que según la tradición popular estos eres fantásticos tenían el ardid de cojear para que la gente se acercara con confianza y aprovechar entonces para arremeter contra ellos. Personajes fantásticos con sus barbas de cuerno de chivo, que salen a la calle pertrechados de vejigas de toro para golpear en las posaderas a todo aquel que ose toparse con ellos en las vías públicas y respetando a los que, guardando las distancias por temor y respeto, se mantienen en la acera. Las máscaras ostentan vistosos colores y exhiben burlones, colmillos, y enormes ojos saltones. El Papa Urbano IV institucionalizó el carnaval vegano, pero su mayor auge se produjo a principios del siglo XVIII, con la llegada de un grupo de cubanos a la isla. Los pobladores de los barrios más populares introdujeron conceptos distintos como la llamada “culebra de San Blas”, inspirada en temas africanos. Sin duda es la festividad más importante y trascendente de la cultura popular dominicana que se engrandece cada año, con la afluencia de más público deseoso de participar en las tradiciones y costumbres de nuestro país.

Continua leyendo... bacana 30

TEXTO: Alana Fernandez; IMAGENES: Suresh

 

Etiquetas: Destinos

ga('send', 'pageview');