BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
Un fin de semana en San Martín

Un fin de semana en San Martín

Dicen que viajar es abrir los ojos a la belleza del mundo. En menos de dos horas, desde los aeropuertos internacionales de Santo Domingo y Punta Cana, podemos llegar a la isla más pequeña del mundo compartida por dos naciones desde hace la friolera de 350 años. Hablamos de San Martin, que, como si se tratase de un muro de Berlín caribeño, está dividida por una línea imaginaria acordada en 1648 que la separa simbólicamente en dos:  Sin Maarten, la parte holandesa, y St. Martin, su homóloga francesa. 

Posicionada como la capital gastronómica del Caribe, el lado holandés, con su capital Philipsburg, es más colorido, informal, divertido y barato. Sus más de cuatrocientos restaurantes con una ecléctica oferta de cocina fusión, son un reclamo para los visitantes. Por su parte, el que pertenece a Francia, cuya capital es Marigot, es más “chic”, con ese encanto que evoca la Riviera Francesa en la Provenza, donde el lujo está puesto como bandera insigne.

Con unas playas tropicales de ensueño, tiene treinta siete que son reconocidas entre las mejores del Caribe, además, es una isla con una enorme riqueza cultural. Situada al noreste del archipiélago de las Antillas, previa a la llegada de los primeros colonos europeos este territorio fue el hogar de los indios Arahuacos, quienes se establecieron entre los años 800 y 300 antes de Cristo. Su nombre actual se lo da Cristóbal Colón quien llega a la isla 11 de noviembre de 1493. A pesar de esto, no sería hasta el año 1626 cuando los primeros colonos occidentales se asientan en la zona. Los holandeses se establecieron en Little Bay, al Sur. Los franceses harían lo propio al norte, en la bahía de Embouchure. Tras la salida de los españoles, el tratado de Concordia reparte el territorio entre los Países Bajos y Francia, reconociendo la doble nacionalidad de la isla y su unidad. Tras las muchas disputas y luchas entre ambos países, en 1817 ambas naciones fijan las fronteras que conocemos en la actualidad, aunque lo cierto es que esa división se limita prácticamente a los mapas, ya que la isla se considera a sí misma como una sola entidad indivisible.

Su historia, hace que San Martín tenga a la multiculturalidad como bandera, especialmente desde la década de los 80, cuando experimentó una verdadera explosión demográfica. Actualmente, alberga habitantes de entre 100 y 115 nacionalidades diferentes. Una oportunidad para conocer una isla con cientos de aristas y perspectivas diferentes, en un fin de semana. Su  clima perfecto en torno a los 25 grados centígrados hará que cualquier momento sea bueno para conocerla, en particular, durante la estación seca, la cual tiene lugar entre diciembre y mediados de abril.

La isla cuenta con un aeropuerto internacional en Juliana, en la zona neerlandesa, y un aeropuerto regional en Grand-Case, en la parte francesa. A la hora de desplazarse por la isla existe una red de minibuses que conectan las ciudades y barrios de Orleans, Philipsburg (la capital de la parte perteneciente a los Países Bajos), Grand-Case y Marigot (la capital de la parte perteneciente a Francia). No obstante, es bueno destacar qu los horarios no son fijos.

Continua leyendo... bacana 27

TEXTO: Alana Fernandez; IMAGENES: Archivo

Etiquetas: Destinos

ga('send', 'pageview');