BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
Caño hondo

Caño hondo, un paraíso escondido

Es muy difícil imaginarnos paisajes en República Dominicana que no estén vinculados a las arenas blancas o las aguas color turquesa; pero sí, es posible cambiar el agua salada por refrescantes cascadas de agua dulce, esto es lo que ofrece Caño Hondo.

Este es un paraíso ubicado en el pintoresco pueblo de Sabana de la Mar, al Noreste del país, famoso por ser el punto de partida para quienes visitan el parque nacional Los Haitises o quienes se aventuran en la observación de las ballenas jorobadas durante los primeros meses de cada año. Sabana de la Mar es una localidad bastante antigua, de hecho fue fundada en 1762 por el brigadier español Diego de Lira, quien se estableció junto a un grupo de españoles que procedían de las Islas Canarias. A su espectacular atractivo hay que añadir la sencillez de su gente, en su mayoría pescadores que durante la temporada alta se convierten en los mejores guías turísticos de la zona.

A unos 20 kilómetros del pueblito, montaña adentro, se encuentra el Eco- Lodge Paraíso Caño Hondo, un verdadero santuario de paz, ideal para quienes buscan un descanso real, sin prisas, donde los únicos ruidos serán los que la naturaleza depare. Aquí hay que olvidarse del teléfono, de los correos electrónicos o del wi-fi .

El hotel está literalmente enclavado en una montaña de piedra caliza, por eso no es de extrañar que muchas de las paredes de las habitaciones sean hermosas formaciones rocosas, esculpidas durante cientos de años que le dan un toque original a cada uno de los aposentos. De hecho, se nota como la estructura se va amoldando a la superfi cie de la montaña, y muchas veces subir una escalera, es muy similar a caminar dentro de una cueva.

Pero el principal atractivo de Caño Hondo son las piscinas naturales que posee. El agua pura de un manantial cercano es responsable de darle vida a las doce cascadas que caen a diferente altura y presión sobre los bañistas que quieren olvidarse por un rato del agua salada. No hay restricción de horario, así que puede refrescarse en las noches de verano hasta que el cuerpo aguante o durante el invierno caribeño, donde el desafío es vencer el “friíto” típico de la estación que puede poner a más de uno a castañear los dientes.

Por las noches, montaña, naturaleza y estrellas brindan un espectáculo digno de no apartarse de las ventanas. Durante el día, el hotel ofrece varias actividades eco turísticas como un canopy propio el cual pasa por encima de las piscinas en un recorrido corto, pero muy emocionante. También ofrece cabalgatas por senderos y kayak en las mansas aguas de la bahía. Una de las visitas obligadas es el parque nacional Los Haitises. En una lancha a motor, se realiza un recorrido por los canales de agua atravesando los manglares hasta salir al mar. Una vez ahí tras una caminata se pueden apreciar las montañas cársticas que albergan cuevas donde aun existen vestigios del paso de los taínos con pictografías y petroglifos muy bien conservados. Las cuevas más importantes son La Reyna, de San Gabriel y la de La Línea.

El pueblo alberga dos museos, uno de ellos el Taíno que tiene una colección de objetos antiguos usados por los indígenas y que fueron encontrados en las cuevas de Los Haitises y el museo de la Señorita Elupina Cordero, una mujer que destacó en el pueblo por la entrega al prójimo a pesar de sus limitaciones físicas y que es hoy recordada y venerada por muchos en Sabana de la Mar.

Sin duda alguna este lugar tiene un gran encanto. Es una atracción oculta a punto de ser descubierta por las masas, así que aproveche y descubra uno de los últimos rincones de República Dominicana.

Como llegar

Desde Santo Domingo, se toma la 27 de febrero y continúa hasta la Autopista Las Américas y el Bulevar del Este. Hay que desviarse a la derecha en el km 111, conocido como el cruce de Hato Mayor en la ruta 3. Continuar hacia Sabana de la Mar, son unos 53 kilómetros hacia el Norte. Una vez en el pueblo, hay que doblar a la derecha después de pasar la Clínica de Sabana de la Mar, continuar 9 km por la carretera a Caño Hondo y encontrará el hotel a mano derecha.

TEXTO: Geizel Torres; IMÁGENES: Suresh

Etiquetas: Destinos

ga('send', 'pageview');