BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
¿Qué hay detrás de los flujos del movimiento del yoga?

¿Qué hay detrás de los flujos del movimiento del yoga?

La práctica de yoga requiere de un total control de la respiración. Un control que tiene que estar en consonancia con los movimientos del cuerpo. Con este principio básico, aseguramos que el organismo entero, mientras está en esta actividad física esté constantemente oxigenado. El oxígeno continuo optimiza los beneficios de cada postura, y la respiración profunda y consciente combinada con el movimiento, nos ayuda a mejorar la capacidad de respiración.

Las sesiones de Vinyasa están compuestas por una parte dinámica y una estática. En la primera, se calienta el cuerpo con la secuencia de tadasana o postura de la montaña, una de las posturas más básicas en el yoga, que se debe mantener entre 20 y 30 segundos. Tras este previo, se eligen unas diez secuencias de asanas y vinyasas, es decir distintas posiciones, practicándose tantas veces como lo permita el tiempo y nuestro nivel particular. Esta parte puede llevar entre 20 y 40 minutos.

A través de las asanas es posible comprender cómo funciona el cuerpo y cuáles son los estímulos que necesita para equilibrarse y armonizarse, ofreciendo una oportunidad de estiramiento, flexibilidad, comprensión, expansión, movilidad, inmovilidad... Las posturas proporcionan equilibrio entre la energía vital y la mental, generando salud tanto física como psíquica.  Las asanas también constituyen una buena medicina preventiva.

En la parte estática, que dura de 20 a 40 minutos, hay cuatro asanas que se recomienda practicar todos los días y mantenerlas durante un tiempo considerable. Así, cuando se termina la parte dinámica se realizan las siguientes posiciones. La Paschimottanasana o postura de la pinza, entre cinco y diez minutos. La Sarvangasana o postura de la vela, en la que se prepara para subir a la vela realizando algunas asanas previas, como apanasana o supta padangustasana. Después se sube a la vela y se mantiene el tiempo de entre cinco a diez respiraciones.

La Sirsasana o postura sobre la cabeza, se realiza durante cinco a diez minutos para pasar otra vez a sarvangasana manteniéndnola de cinco a diez minutos de nuevo. Después se hace una contrapostura como bhujangasana o postura de la cobra o urdhva dhanurasanao, la rueda. Para terminar con las posturas estáticas, se practica maha mudra, durante seis respiraciones a cada lado. Tras estos ejercicios, se descansa unos minutos en savasana. 

Continua leyendo... bacana 26

TEXTO: Claudia Olmos; IMAGENES: Archivos

Etiquetas: Deportes

ga('send', 'pageview');