BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana

El color en el cabello está de moda

Se acerca el fin de un año y es tiempo de reflexiones puntuales sobre nuestra apariencia exterior. En el cabello, los cambios de color son perfectos para renovarnos y dejar etapas atrás. ¿Quién no ha ido a su peluquera de confianza y le ha preguntado qué puede hacer para sumarse a la tendencia? Podemos optar por cambios radicales o por modificaciones más sutiles que, simplemente, den brillo y vida a nuestra melena sin caer en excesos difíciles de mantener. La tendencia marca la regla para los próximos meses. Por eso, si estás pensando cambiar de look es conveniente conocer los tonos que más se llevan. En los desfiles especializados en belleza del cabello, predominaron los cobrizos, marrones, beige suave, rubios nude, la técnica del balayage y los colores fantasía como el rosa y verde. Así pues, hablamos de cabellos irregulares, con diferentes tonalidades para ‘jugar’ con las luces y conseguir un efecto mucho más llamativo y moderno.

Los reflejos en tonos miel, los avellana y los caramelo vienen pisando fuerte. ¿Por qué? Fácil. Porque aportan luz a los rostros pálidos y aumentan el tono en general de la piel, sobre todo, al utilizar un matiz algo más claro en la zona del contorno y del flequillo. Para las pieles más rosadas, los tonos neutros y beige suavizarán la misma, dando siempre un par de tonos más claros al frontal y la raya o flequillo para un efecto luminoso natural. A los cabellos con un color uniforme, les interesa luz con tonos chocolate y para las pieles más pálidas y tono café para las pieles morenas y rosadas.

Los rubios se llevan en todos los tonos imaginables, desde los más claros a las versiones que se acercan más al castaño. El platino sigue siendo una garantía de éxito, incluso para aquellas que apuestan por las melenas XL. Eso sí, en este tipo de melenas se han de aplicar cuidados extras porque los rubios dorados se transforman en desgastados y opacos, con mucha facilidad.

La opción del “balayage” se impone como técnica, se puede emplear en distintos tonos y siempre van a dar un aire juvenil y fresco. Empezó como técnica de coloración para barrer el color sin que fuera tan agresivo como una decoloración completa, y ha evolucionado hasta llegar a ser una técnica de iluminación. El “bronde”, es una mezcla de castaño con rubio. El “rose gold”, rosa con matices dorados, ha sido exhibido por Lucy Hale. Como novedad aparece el “blorange”, un rubio anaranjado o un pelirrojo muy clarito. Así, los rubios fríos y cenizas se encienden con un tono cálido que es perfecto para las zonas caribeñas. Es una alternativa ideal para las que buscan un color de tendencia que no sea masivo, pero que quieren olvidarse de melenas planas y uniformes.

Los tonos castaños son sinónimos de elegancia pero se actualizan con mechas más claras. Bien un par de tonos muy finas o rubias bien más gruesas y visibles, para aquellas que les gustan llamar la atención.  Los negros vuelven con fuerza, de una manera clásica pero sofisticada.

Continua leyendo... bacana 29

TEXTO: Alana Fernández; IMAGENES: Archivos

Etiquetas: Belleza

ga('send', 'pageview');