BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
BACANA MAGAZINE hotel occidental punta cana
Cremas belleza

Entender la Piel, los beneficios de la hidratación

Desde las pieles extremadamente blancas hasta las pieles muy oscuras que no siempre son de origen africano, sino que son una mezcla cuyo factor dominante es la pigmentación oscura, cada piel necesita su “traje a medida”.

Qué quiere decir esto. Fácil. Que cada piel tiene unas necesidades específicas a las que hay que dar respuesta partiendo de cuatro productos básicos: limpiador, hidratante, antioxidante y fotoprotector. Todo depende del tipo de piel, la edad y el grado de fotoenvejecimiento.

Morfológicamente, la piel tanto la blanca como negra u oscura es igual. La epidermis es idéntica y tienen la misma organización. La gran diferencia se encuentra precisamente en el color que no obedece a una mayor cantidad de melanocitos, porque la cantidad de melanocitos es igual para todas las razas, sólo que en la raza negra o pieles muy oscuras esos melanocitos tienen una gran actividad, produciendo mucha melanina o melanosomas de forma permanente (inclusive sin la estimulación solar). Eso no ocurre así en las pieles blancas.

Otra diferencia notable, es que las pieles negras contienen un mayor número de capas de células y con un porcentaje de lípidos sensiblemente mayor que en la piel de razas blancas. Por eso, presenta un aspecto más compacto, que conlleva a una menor absorción percutánea y un bloqueo a los productos cosméticos.

Las hidratantes, ya sean BB creams, CC creams o simplemente que aporten un color saludable a la piel, lo cierto es que todas persiguen el mismo objetivo: hidratar mientras esconden imperfecciones. Actúan sobre el estrato córneo, es decir, la parte más superficial de la piel que está en permanente contacto con el ambiente y que está formada por diferentes capas de células queratinizadas, resistentes y flexibles, que están recubiertas de lípidos: ceramidas, colesterol y ácidos grasos. Esta organización de la capa superficial de la piel limita la pérdida de agua de la dermis, la capa interna.

La parte más profunda de la piel, la dermis está sustentada por una intensa red de fibras de colágeno. A lo largo de la evolución del fotoenvejecimiento la cantidad de elastina dérmica disminuye, lo cual hace que la piel tenga más tendencia a arrugarse. Para que una hidratante llegue a este nivel de profundidad requiere que sus principios activos estimulen la producción de colágeno y/o ácido hialurónico como los péptidos mensajeros que presentes de manera natural en la piel, activan las células de la piel a producir nuevo colágeno. Si bien los hombres tienen la dermis un poco más gruesa y las glándulas sebáceas y sudoríparas más grandes, debido a una diferencia hormonal respecto de las mujeres, no afecta en ningún sentido a las necesidades básicas de cuidado de la piel. Eso sí, los signos de envejecimiento aparecen más tarde en la piel del hombre pero los cambios se producen con mayor rapidez una vez que comienzan. Las hidratantes para hombres deben ser de textura ligera. También deben resultar suaves y calmantes para que no eliminen los lípidos naturales de la piel, que ya están bajo presión porque la capa más externa de las células cutáneas se retira con el afeitado.

TEXTO: Elena Crespo. IMÁGENES: Suresh/Archivo

Etiquetas: Belleza

ga('send', 'pageview');